viernes, 30 de septiembre de 2016

Instituciones Educativas. Atlante José Antonio Pérez Bello. Heraldo Escolar 06.04.16

Un centro educativo es lugar de aprender, sitio de crecer, momento de convivir. Nótese que escribimos “aprender”, no “enseñar”. Y apréciese que no se habla de que sea el alumnado quien tenga que hacerlo. O, al menos, no sólo. Si las instituciones educativas deben contribuir a la mejora de la sociedad, ¿cómo podemos saber si lo que hacen ayuda a alcanzar losobjetivos que se propone?
   Es habitual que el profesorado se pregunte por el aprendizaje de los alumnos. Sin embargo, es interesante reformular viejas preguntas para acercarnos a nuevos territorios y descubrir que también las escuelas tienen que aprender. Convertir su día a día en un gran interrogante para averiguar qué tiene que aprender. Por qué, cómo va a poder hacerlo, qué obstáculos encontrará en el camino y cómo comprobará si lo está realizando de una forma efectiva.
   Uno de los más grandes desafíos a los que se enfrentan los centros es llevar a cabo ese aprendizaje de manera institucional. No hablamos de que cada profesor aprenda, sino de que aprenda la escuela como institución. Bollen escribió que “la mejora escolar sólo es posible si la escuela, como organización, es capaz de aprender”. Si aceptamos esta idea, convendremos que una institución no crecerá gracias a la voluntad de cada uno de sus integrantes, sino que necesita formas de organización que permitan transformar la teoría en actuaciones eficaces. Y aceptamos que una institución educativa precisa, hoy, activar tres ideas que permitirán su crecimiento y desarrollo.
   La competencia docente, entendida como la dimensión más próxima a lo que debe ser el desarrollo de nuestro talento profesional. Ser estudiosos, dedicados y curiosos y mantener una actitud de búsqueda permanente.
   Vivir en común, aproximando nuestra voluntad a las voluntades de los demás. Sentir que el esfuerzo común nos permite encontrar compañeros de viaje con los que disfrutar del camino.
   Aprender juntos para pensar juntos y actuar juntos. Como decíamos al principio, un colegio es momento de convivir y es esta una de esas asignaturas un tanto pendientes en algunos centros.
   Instituciones educativas, en fin. Esos universos en los que la suma de planetas no siempre es una galaxia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario